El 24 de septiembre de 2013Drake lanzó uno de los álbumes más significativos de su discografía: Nothing Was The Same.

En aquel año, el pop se alimentó de distintas vertientes musicales. Lorde se convertiría en una promesa de la industria musical con “Royals”; Avicii sonaba en todas las estaciones de radio (y gimnasios) con “Wake Me Up”, y el fenómeno “Happy” de Pharrell Williams apenas se gestaba.

Durante esa temporada también salieron a la luz álbumes fundamentales para las carreras de otros artistas como el experimental pero transgresor Yeezus de Kanye West; el nostálgico Random Access Memories de Daft Punk, y AM, un álbum que le dio popularidad masiva a los Arctic Monkeys.

Con Drake sucedió algo similar. En 2012, mientras estaba en la gira de promoción de su segundo álbum de estudio, el canadiense perfeccionaba su estilo en el estudio de grabación, creando melodías hechas a la medida para cantar y rapear en cualquier lugar.

Drake y 'Nothing Was The Same', el comienzo de un imperio pop

Drake en la intimidad 

Si hay un álbum perfecto para conocer en la intimidad a Drake, ese es Nothing Was The Same. A diferencia de su predecesor, Take Care, un álbum personal y catártico en el que hay varias colaboraciones, este es un material en el que Drizzy es el protagonista.

Sobre todo, es el testigo del estado en el que se encontraba Aubrey en aquel momento; uno satisfactorio, en el que se sentía gratificado por sus logros, pero también era una etapa reflexiva en el cual se aceptaba tal y como es.

Desde el comienzo en “Tuscan Leather”, el rapero suelta barras a por mayor sin un hook pegajoso para luego pasar a lo que podría ser una de sus mejores canciones: “Furthest Thing”, con la que todo ser humano podría identificarse al ser un tema que aborda la inestabilidad emocional.

 

Inspirado por sus cada vez más recurrentes visitas a Europa al estudio de Jamie XX, así como por música de Marvin Gaye y de Wu-Tang Clan, Drake logró un álbum que refleja a la perfección sus cualidades como intérprete. Todo esto, de la mano de su productor de cabecera: Noah “40” Shebib.

Hacia la mitad del disco, el canadiense demuestra su conexión con el álbum a través de un tema que logra resumir el sentimiento de grandeza que provoca el éxito en “Started From The Bottom”.

 

Aubrey dejó registrada una prueba de su talento como rapper, con flow, lírica y contenido, en los tracks “Wu-Tang Forever”“Worst Behavior” y “The Language”, siendo esta última la más cercana al estilo del rap canadiense.

Lo más grandioso del disco fue su relación con el R&B y cómo fue que Drake empezó su imperio pop gracias al tema “Hold On, We’re Going Home”, que cuenta con la colaboración del dúo Majid Jordan, quienes desde ese entonces han sido apadrinados por el sello discográfico OVO Sound.

La melancolía del “indie” que abrazó al principio de su carrera con su mixtape So Far Gone, permanece en temas como “Too Much”, en la que samplea al cantautor Sampha.

Nothing Was The Same, el comienzo de un imperio

La inclusión del sonido catchy y armonioso en este álbum es fundamental para entender cómo fue que Drake conquistó a las listas de popularidad.

Si bien el rap ya era el género más popular del momento, el estilo melódico del canadiense empezó a impregnarse en la industria musical como miel en panal. Pitchfork lo describía de la siguiente manera: “La era de Drake se ha terminado; bienvenidos al régimen de Drake. Aubrey Graham ha pasado de ser un rapero rechazado a uno aceptado, y luego pasó a ser el más grande. Todo en cuatro años. Es la más grande estrella del pop actual”.

Dichas palabras tomaron aún mayor relevancia cuando, el 12 de octubre del año en que se estrenó, el álbum se coló en la posición número 1 de Billboard 200, lista de popularidad que toma en cuenta datos de ventas físicas, digitales y reproducciones en streaming de los discos.

Después de este material, Drake no fue el mismo. Siguieron If You Reading This Is Too Late de 2015 y Views de 2016, con los que se consagró vencedor en las listas de fin de año como el artista más escuchado en plataformas digitales.

Drake y 'Nothing Was The Same', el comienzo de un imperio pop

Escucha Nothing Was The Same completo aquí: